The Chainsmokers, el triunfo de la rebeldía

The Chainsmokers son una de las formaciones que más ha evolucionado dentro de la música electrónica, en producciones, imagen y shows.

“Para los que sea su primer show  de The Chainsmokers, os tengo que dar el discurso de Kanye. Esta canción no va de Kanye West, ese tio no merece nuestra atención. Esta canción va de ser tu mismo, sin que nada te importe” Así introducía, allá por el 2015, Andrew Taggart la canción llamada “Kanye”, mientras Alex Pall la reproducía sobre la mesa de mezclas. La formación de estos dos artistas, es por todos conocida, como The Chainsmokers y a pesar de que ya hace más de cuatro años de aquello y lejos quedan ese tipo de shows e incluso su estilo al producir, ese mensaje se mantiene.

Como tantos otros, The Chainsmokers empezaron haciendo remixes y bootlegs a otros artistas, en este caso la mayoría eran temas originales de Pop o Indie. Para el recuerdo, esas versiones a “Dreaming”, de Small Pools o a “Habits” de Tove Lo. Ya apuntaba maneras, inspirándose en unas vocales y un estilo que se asemeja a lo que son actualmente.

Sin duda, el tema que puso a The Chainsmokers en el campo de juego fue #SELFIE, una canción que todos cantábamos y bailábamos en 2013, con su ritmo más propio del big room y que de hecho salía por el sello de Steve Aoki, Dim Mak records. Las antípodas de la actualidad de la pareja, vaya. Este track ya alcanzaba la cima de las listas más importantes de música Dance, un tópico en la carrera de The Chainsmokers.

Desde estos inicios, hemos podido ver como su sonido ha ido evolucionando, hacia algo más melódico, calmandose, aunque nunca falta en su directo algo de bass y dubstep, temas bomba, vaya. El cambio empezaba a coger forma con el más que conocido “Don´t Let Me Down”, lanzado en 2016, ya por el sello Disruptor y Columbia Records, donde sacan la mayor parte de su música. La vocal la pone Daya y junto a ella, conseguían pasar la frontera de las listas de música Dance, a las más genéricas, alcanzando el Top 3 de Billboard Hot 100, de los charts más prestigiosos, también significativo ese número uno en Los 40 Principales España, con un track de música electrónica.

La evolución se confirmó con “Closer”, sacada en 2016, su año de oro y es la cuarta canción más reproducida de Spotify, con 1,7 Billones de reproducciones, codeándose con artistas como Ed Sheeran, Post Malone o Drake. Un paso enorme para la música electrónica, con un estilo definido, basado en el trabajo, con ápices de Pop, pero sin caer en tópicos y corrientes.

Este estilo ha llevado a The Chainsmokers a ser de lo más polivalente y codiciado en cuanto a colaboraciones. Coldplay fue de los primeros grupos de fama mundial en unirse a estos productores, con “Something Just Like This”, incluído en ese gran álbum Memories… Do Not Open. Blink 182 tampoco quiso perder la oportunidad de colaborar con ellos en su último álbum World War Joy y por supuesto productores de la talla de Kygo, NGHTMRE o Illenium, rellenan esa lista de grandes colaboraciones. Este siempre es un gran síntoma y que hasta ganadores de premios Grammy quieran participar en canciones de música electrónica, supone otro gol a favor de este género.

Por último, tenemos que hablar de ese maravilloso Live, que hace que ver a The Chainsmokers sea un privilegio y lujo al alcance de pocos. Matt McGuire, batería, se ha convertido en una pata esencial para esta formación, aportando potencia y buena improvisación. El conjunto de sintetizadores, instrumentos de cuerda, siempre contando con vocalistas de nivel como Bebe Rexha o Lennon Stella y cómo no Drew poniendo la voz masculina, hacen de este show algo exquisito probablemente de lo mejor a nivel música electrónica. De esta manera, hacen que escuchar temas como “Paris” en directo o “Everybody Hates me” sea cada vez distinto, acompañados de cantidad de edits, a modo de concierto de la talla de los más grandes. Un Live de The Chainsmokers significa una experiencia nueva cada vez, llevando en volandas a la música electrónica a la altura de grandes conciertos de Pop o de Rock.

En resumidas cuentas, The Chainsmokers es uno de los ejemplos de evolución de sonido más claros en la música en general. Han llegado a lo más alto siendo fieles a su filosofia y llevando a cabo algo muy polémico, a la par que valioso, hacer música electrónica para todos los públicos. Produciendo y actuando como les da la gana, han logrado un directo para desmelenarse, canciones que marcan época, en definitiva, The Chainsmokers haciendo historia en favor de la música que nos enamora.

Botón volver arriba
Cerrar