Salvatore Ganacci ¿genialidad o desgracia?

Salvatore Ganacci pinchó en el Mainstage de Tomorrowland 2018 y ofreció un espectáculo sin precedentes. Y la pregunta es, ¿lo aprobamos o rechazamos?


OPINIÓN

No os voy a engañar. Me gustó. Salvatore Ganacci salía a escena a eso de las 15:50 horas de la tarde y yo, que tampoco tenía mucho más que ver a esa hora en Tomorrowland, decidí ir con el resto del grupo a verle, pues ese “try to relax your anus” del año pasado nos hizo que a todos nos entrara una curiosidad terrible de verle en directo.

Madre de Dios que señor. No había un tema en el que no hiciera, perdonen la expresión, el carajote. Bailes de todo tipo, dormirse durante un tema de Michael Jackson, cantar el ehh ohh con un ‘a,e,i,o,u’ o bailar el Follow the Leader con el público.

Un sinfín de historias que todos habéis visto, pues se ha hecho viral a las pocas horas de aparecer su set en YouTube. Y la pregunta que me hago, y que ha causado el debate en muchos grupos de Whatsapp y Telegram es, ¿denunciamos su performance o la aprobamos?

Yo tengo a Steve Aoki puesto en los mismísimos infiernos. Ese señor se dedica a tirar tartas, saltar allá donde va y hacer una cantidad infinita de historias que nada tienen que ver con la música. Y todos lo sabemos. Y os preguntaréis, ¿y qué diferencia tiene con Ganacci? La gran diferencia, para mí, es que Ganacci hizo que me estuviera riendo prácticamente la sesión entera.

Te hace reír. Y hacerte reír es muy diferente a hacer un show de tartas y saltos. Esa es para mí la gran diferencia de este deejay. No quiere ir de superproductor, es un auténtico tarado que se ha hecho famoso por no estarse quieto y ha llegado a la cima de la electrónica.

Evidentemente que sí, que es una estrategia de Marketing la que está haciendo el artista de 31 años, y que no está a la altura de los grandes productores de la electrónica y nunca lo estará, pero al menos provoca una sonrisa a todos los que lo ven en directo. Yo abro paraguas y me atrevo a decir que me gustó lo que vi en el Mainstage de Tomorrowland. ¿Y tú, qué opinas?

- Gonzalo R.

"Siempre he creído que la mayor virtud del ser humano para ser feliz es encontrar una motivación y exprimirla al máximo. Yo la he encontrado, se llama música, y espero poder transmitirosla a través de las palabras. Sevilla."