Nombres propios de un año de oro para el hardstyle

Con el final de un año crucial para el hardstyle, repasamos aquellos artistas que han pasado a brillar con luz propia en este 2018, alcanzando plena madurez.


En términos futbolísticos, hay jugadores que no es nuevo que temporada a temporada, con altibajos como humanos que son, den un nivel excepcional. Por otro lado, están las revelaciones, aquellos que pasan de ser niños a adultos en un año  y parece que han llegado para quedarse. Con el hardstyle pasa un poco lo mismo, están las leyendas que todos los años están en lo más alto, como Headhunterz desde su vuelta, el señor Wildstylez o Phuture Noize, por dar tres nombres así al azar. Y por la otra parte, este 2018 han sido muchos los artistas que han llamado a la puerta, para hacerse un hueco definitivo entre los más grandes de la escena.

Empecemos por uno de los casos más claros, tras años de trabajo, Martijn y Jeroen Boeren han llegado este 2018 a un nivel artístico espectacular como Sound Rush. Con el empujón de Headhunterz estos chicos están llevando a cabo proyectos muy interesantes, firmando varias de las canciones destacadas del año. Estrenándose en Qlimax y triunfando en otras grandes superficies como el Defqon.1, los hermanos más conocidos del hardstyle ven su nombre escrito en primera línea en cualquier cartel del género.

22339643_1551276928228989_1399198380616863910_o-800x450 Nombres propios de un año de oro para el hardstyle

Los dúos parecen estar de moda, pasamos a hablar de otra pareja de DJs y productores que sacaron cabeza el año pasado, soprendiendo con un sonido nuevo y este 2018 han consolidado la posición. Nos referimos a Sub Zero Project, que han seguido derribando metas en el año que vamos a dejar atrás. Nigel y Thomas han  visto recompensado el esfuerzo con un premio que solo unos pocos han alcanzado, producir el anthem de Qlimax, “The Game Changer”. El 2019 espera grandes cosas para Sub Zero Project, anunciando nuevo álbum y nuevo show live.

36768481_1085940301545209_2784779743013109760_o-800x450 Nombres propios de un año de oro para el hardstyle

Otro nombre propio ha sido Devin Wild, comenzando a la par que los dos anteriores, en 2018 hemos visto de lo que es capaz, sobre todo a nivel productor. Su manera de trabajar en el estudio y su música fresca y revolucionaria ha llamado la atención de varios peces gordos de la industria, como Atmozfears, Warface o D-Sturb, lo que le ha llevado a lanzar un mini álbum debut, “Maze Of Revelation” con el que hemos disfrutado y bailando mucho y bien, sin duda el clímax de su temporada.

33540428_2544446309113733_1781483040594198528_n-677x450 Nombres propios de un año de oro para el hardstyle

Colaborador con el bueno de Devin y ya más que asentado en la industria, Keltek, que ya sabía lo que era triunfar con Psyko Punkz, parece que este año ha encontrado su sonido de verdad. La sensación es que sus últimos trabajos demuestran que ha hayado la fórmula para reproducir las melodias que buscaba al iniciar su travesia en solitario, sonando muy personal y logrando un resultado francamente satisfactorio. Hemos vibrado de lo lindo con temas como “Valkiries” o su remix a “Life Beyond Earth”, es un gusto tener a este personaje en el momento de virtuosismo en que se encuentra.

39603575_2016954691935783_6082682978385788928_n-675x450 Nombres propios de un año de oro para el hardstyle

Destacando una elaboración de las canciones con un personalidad, tratando a las melodias con el mimo necesario para llegar a sentimientos profundos, MYST no podía quedarse en el tintero. Con producciones como “Falling” o cualquiera de su EP Alchemy, se ha posicionado como uno de los compositores de hardstyle del año, reluciendo unas dotes a la hora de producir únicas, que en este 2018 se han visto reflejadas con un brillo deslumbrante.

35295914_2035605213423912_3370571079838859264_n-720x450 Nombres propios de un año de oro para el hardstyle

 

Para terminar, con un género más duro, con mayor potencia, tenemos que hablar de Sefa y su papel en la escena. El niñito del hardcore llevaba rondando el área de los números uno durante los años anteriores, pero ha sido en 2018 donde ha irrumpido con un gol por toda la escuadra. Sus producciones son algo único, estilo propio representado por melodias de lo más sentimental que elevan al género un piso por encima. Además de que va dejando su seña de identidad por todo festival que pisa.

DmfWzNqXoAIVv7q-675x450 Nombres propios de un año de oro para el hardstyle

 

- Guillermo Vidal

Un día sin música es un día perdido. Intentando trasladar mi pasión por los sonidos electrónicos a través de las palabras. A 150 BPMS la vida se ve diferente.
Close