Luciano habla sobre Avicii y cómo él mismo terminó en rehabilitación

Luciano se abre completamente a sus fans y habla sobre Avicii y los excesos que le llevaron a entrar en rehabilitación


Sin duda este 2018 será recordado por la visibilidad que los artistas de la escena dance están dando a enfermedades tan graves como son la ansiedad y la depresión. Ya hablamos de cómo Kaskade compartió un comunicado tras la muerte de Avicii tratando estos temas de una forma muy personal y afectiva. Gestos como este son los que a nosotros, como público y seguidores nos ayudan a conocer mejor la exigente vida de los DJs.

Este mes, el pasado 4 de mayo fue el turno de Luciano. El reputado DJ decidió abrirse a sus seguidores y relatar todo lo sucedido en relación a su vida estos últimos años, tocando temas tan delicados como su adicción al alcohol y los fármacos, la soledad que sientes estando de gira y la ansiedad que esta provoca, la cual lleva en muchas ocasiones a la depresión.

”Hoy cumplo un año, un año desde que volví a nacer.

Hace un año tomé una de las decisiones más importantes que cambió mi vida, empecé a vivir siendo honesto conmigo mismo y aunque suene fácil, fue uno de los retos más grandes a los que me he enfrentado. Ahora es mi momento para compartir y hablar sobre este último año, del momento en que dejé de sufrir en silencio y tomé la decisión que me iba a costar tanto. Exactamente hace un año entré en rehabilitación en una clínica de Tailandia. […]

He mantenido este asunto en secreto por vergüenza durante casi 22 años y a día de hoy sigue siendo la batalla más dura de mi vida, pero he decidido hablar de esto para compartir mi experiencia porque seguro que puedo ayudar a mucha gente. […]

Me invade una tremenda tristeza al ver la historia de Avicii, un chico trabajador y con mucho talento que falleció por llegar a su límite. Me siento tan identificado con lo que le ocurrió, el sentir esa soledad, necesitar aislarse y sobretodo el sentir que nadie te comprende, lo cual te genera un alto nivel de ansiedad y depresión que te confunden porque nadie te ha hablado sobre el malestar que las giras producen. Y para sobrevivir a esos extremos a los que te lleva un ritmo de vida tan exigente recurres a la automedicación… Igual que muchos otros artistas que conozco encontré  la cura a una enfermedad inexplicable a través de los medicamentos y el alcohol.

Si echo la vista atrás, ya llevo 20 años realizando giras, viajando casi a diario, pasando incontables horas y noches sin descansar ni dormir y tomando montones de pastillas para despertarme, para dormirme o relajarme, además de analgésicos y sustancias para aguantar despierto, todas ingeridas con hectolitros de alcohol. Así que sí, me considero muy afortunado de seguir con vida, prácticamente es un milagro y me siento afortunado de haber sobrevivido.  […]

Es una batalla constante a la que me enfrento todos los días, sobre todo en mi ambiente de trabajo. Cuando salí de rehabilitación había muy pocas posibilidades de que consiguiera realizar mi trabajo como antes. Son casi 130 actuaciones al año las que hago ahora y doy gracias a Dios por tener una familia preciosa y un equipo y amigos que me ayudan y se preocupan de que nadie me lleve por el mal camino de nuevo.

Llevé a cabo esta batalla contra los fármacos y la ansiedad extrema y sobretodo, intenté mantenerme cuerdo en este industria que siempre te anima a saltar más alto sin importar lo dolorosa que sea la caída después. No la estoy culpando de decisiones que tomé por mi cuenta, de alguna manera este camino estuvo hecho para gente más fuerte que yo y por ello tuve que construir una fortaleza a mi alrededor si quería sobrevivir, pero nunca me imaginé que lo iba a pagar tan caro. Siempre seré responsable de lo que me hice a mí mismo y a los demás, pero hay una desinformación e inconsciencia sobre que los artistas son personas sensatas con deseos[…] El cocktail de una extrema demanda de atención, soledad al pasar de estar con 1.000 personas a estar completamente solo en la habitación del hotel, estar lejos de tu familia y la gente a la que quieres, la falta de sueño, cambios de clima y de horarios, ansiedad, malos hábitos alimenticios, hiperactividad… Es lógico que todo esto te lleve a accidentes graves. Tuve la suerte de sobrevivir, hace exactamente un año me metieron en un avión con el corazón a punto de pararse, me advirtieron de que si no dejaba este ritmo de vida me moriría. Estaba tan avergonzado de mí mismo, me sentía el peor ser humano del mundo, estaba jodiendo mi sueño de tener esa ”vida perfecta” que tanto estuve buscando. […]

He decidido escribir esto y hablar bien alto para decir que estoy orgulloso de lo que me ha ocurrido este año para tomar conciencia. Recordad que la música es mágica y no necesitáis otra cosa que no sea vuestro corazón e imaginación para sentir este lenguaje que conecta a tanta gente y crea un sentimiento único de comunidad, que te lleva por un viaje interno de emociones y sentimientos. Me costó 6 meses recordar la razón por la que empecé en esto hasta que me acordé de que lo único que importa es compartir y reír.

No hay un mayor sentimiento de libertad que la que te ofreces a ti mismo. Cuídate y elige rodearte de aquellos que te aprecian tal y como eres.”

Luciano rehabilitación

- Laila Climent

Aquí mezclo mis dos mayores pasiones: la traducción y la música electrónica. Progressive house en vena.