In Hard We Trust Greenhope y cómo empezar el verano a tope

Tres artistas, tres estilos, Hardstyle, Raw y Hardcore es lo que nos espera en La Sala Riviera el día 30 de junio en In Hard We Trust Greenhope. 


In Hard We Trust vuelve el día 30 de junio a su lugar habitual, La Sala Riviera. Después del éxito cosechado en la pasada edición, con Angerfist y Headhunterz, como invitados, vuelven por todo lo alto con otros tres invitados, cubriendo todos los gustos. Empezamos por el Hardstyle, el primer confirmado fue nada más y nada menos que Code Black. Hablamos de uno de los productores más en forma, con recientes Eps como Chapter I, Chapter II y Chapter III y canciones de mucha calidad como “Smoke & Flames” y “OI F#KN OI”. Pudimos disfrutar de su actuación el I Am Hardstyle Austria y, como siempre, este experimentado artista no defraudó, sabiendo siempre como manejar al público, manteniéndolo siempre animado. Una confimarción de mucho nivel, no cabe duda.

En segundo lugar, moviéndonos al Raw, podremos disfrutar de Warface. Un viejo conocido de In Hard We Trust, ya que contaron  con él para la edición celbrada en octubre. Es una confirmación de confianza, un artista que se encuentra el 65 en el Top 100 DJ Mag y muy experimentado en un género en alza como es el Raw. Además, en cuanto al nivel de producción, está sacando muchos temas últimamente, siendo el más reciente “From The South” junto a Deadly Guns. Finalmente, la organización del evento prometieron hardcore de calidad y vaya que si lo han conseguido, trayendo a uno de los dúos más veteranos en su género. Nos referimos a la pareja formado en 1998, Evil Activities, con mucha experiencia a sus espaldas vendrán a poner La Riviera patas arriba con sus piezas más míticas. Un auténtico espectáculo. Como podemos ver, tres estilos y tres de los mejores artistas en cada uno de ellos, prometiendo así una de las mejores fiestas para comenzar el verano.

- Guillermo Vidal

Un día sin música es un día perdido. Intentando trasladar mi pasión por los sonidos electrónicos a través de las palabras. A 150 BPMS la vida se ve diferente.