Follow Me continúa la saga de Rescue Me

Headhunterz y Sound Rush se unen una vez más para hacer “Follow Me”, la continuación de uno de los temas que marca su relación, “Rescue Me”


“Rescue Me”, uno de los temas que conforma ese álbum, The Return Of Headhunterz, y sin miedo a equivocarnos podríamos afirmar que es una de las canciones que lideran esta recopilación. Sin duda alguna, contribuyó a poner los cimientos del éxito que es ahora Sound Rush y por supuesto nos llevó a enamorarnos un poco más del hardstyle. “Rescue Me” rescataba la esencia épica de Headhunterz, un tema con historia y energía, aliñado con toques frescos, representados por el sonido propio de los gemelos. Una vocal de lo más emotivos, acompañaba unos sonidos prácicamente de banda sonora que terminaba por romper con una melodia legendaria. Lo dicho, una gran pieza.

Siguiendo un poco con la corriente que llevamos últimamente, de dar una segunda parte a canciones que en su día funcionaron, Headhunterz y Sound Rush han producido “Follow Me”, como continuación a “Rescue Me”. Hay ocasiones en las que se consigue romper el mito de “segundas partes nunca fueron buenas”, en este caso podemos decir que se queda a medio camino. La energía se mantiene, eso esta claro, sobre todo con ese comienzo, modificando el kick y aportando potencia. La vocal va por el mismo camino que su predecesora, tiene un tono épico, cuenta una historia, como si de la edad media se tratase. Sin embargo, es la melodía quizá la que toma una vía distinta, tiene ritmo y transmite melancolía, pero puede que no llegue a la altura de la primera parte. Es una buena composición y bueno, viendo como han salido otras segundas partes como el “Amen”, el resultado de esta es bastante positivo. Se percibe a lo lejos el buen rollo que hay por ambas partes, y la perfecta conexión que tienen en el estudio y a los platos y, una vez más, queda reflejado de la mejor manera, en forma de música.

- Guillermo Vidal

Un día sin música es un día perdido. Intentando trasladar mi pasión por los sonidos electrónicos a través de las palabras. A 150 BPMS la vida se ve diferente.
Close