Dany BPM eleva el hardstyle nacional a donde se merece

El DJ y productor nacional, Dany BPM, está explorando territorio aún desconocido para el hardstyle español, situando su tema “Miracles” en el Top 4 del Máxima 51 Chart


Si hay una lista que sirve de referencia para los amantes de la música electrónica en nuestro país, esa es el Máxima 51 Chart, una clasificación donde se pueden encontrar canciones de cualquier tipo dentro del género dance. Cada fin de semana, se actualiza y podemos comprobar cuales son los temas que más fuerte están pegando dentro de nuestras fronteras. Normalmente, los puestos más altos los ocupan los estilos más populares y de tendencia algo más comercial, pero Dany BPM ha encontrado la fórmula para situar al hardstyle entre los más votados.

El 2018 fue un buen año para el hardstyle y el 2019 a primera vista parece que va por el mismo camino, tanto a nivel internacional como a nivel nacional. En un principio, hablábamos solo de sensaciones, basándonos en los sets en festivales y demás, pero es que en las últimas semanas los números hablan por sí solos en favor de esta escena. El último caso es el de Dany BPM, que tras diez semanas en la lista de Máxima, su trabajo, “Miracles”, se ha conseguido situar en el Top 4, siendo la primera vez que una producción de hardstyle consigue posicionarse tan alto. Lo cierto es que este productor ha conseguido unir todos los ingredientes para que una canción de estas características logre semejante azaña, empezando con una vocal firmada por Popr3b3l, donde el sentimiento se desmarca como protagonista y continuando con una melodia que realmente engancha. Desde que “Miracles” entró en la lista de 51, no ha dejado de escalar posiciones y aún no sabemos dónde está su techo y aunque, la competencia es realmente alta, tiene posibilidades y sobre todo ilusión de verse en el número uno, actualmente ocupado por Abel Ramos y Albert Neve. ¿Conseguirá Dany BPM su objetivo?

51CHART

- Guillermo Vidal

Un día sin música es un día perdido. Intentando trasladar mi pasión por los sonidos electrónicos a través de las palabras. A 150 BPMS la vida se ve diferente.
Close