Crónica | Arena Now invites: Rampage

Arena Now invites: Rampage fue la vuelta del Dubstep y Drum and Bass a Centroeuropa, y tuvimos la suerte de asistir a la fiesta

Arena Now invites: Rampage. Así rezaba el anuncio de esta fiesta que nos sorprendió a todos los que, con un sabor amargo y una decepción impresionante, nos quedábamos a las puertas de la que se suponía iba a ser la edición más espectacular del festival allá por el mes de marzo.

24 horas antes de su celebración el gobierno belga se echó atrás y, los amantes del Bass de toda Europa, se quedaron con la miel en los labios ante un confinamiento que ya era una realidad.

Han pasado seis meses desde entonces pero el pasado viernes 11 de septiembre, contra todo pronóstico, Köln albergó de nuevo una fiesta de Drum and Bass y Dubstep.

Y es que Arena Now, el formato de fiestas de electrónica que se está celebrando en el pabellón Lanxess Arena, está alcanzando la fama albergando a más de 40.000 personas entre todos los eventos realizados y detectando 0 positivos en Coronavirus. Una safe party en toda regla.

La fiesta, que tuvo una duración de tres horas – la máxima permitida por el gobierno alemán – comenzó como todos esperábamos. El jefazo de Rampage, Murdok, le dio rienda suelta a su dark Drum and Bass y los cientos de personas – la gran mayoría de ellos ataviados con sus camisetas de Blacklist – se volvieron literalmente locos cuando el primer drop cayó sobre el escenario.

Alrededor de 45 minutos de energía del productor que revolucionó Bélgica y que no dejó a nadie indiferente. La mejor forma de entrar en una fiesta de estas características era esa, y así lo hizo.

Y es que, para que os hagáis una idea, el escenario se encontraba en el centro del pabellón y a su alrededor, cabinas con mamparas y 8 sillas se sucedían a lo largo y ancho de la pista del evento. Arriba, en las gradas, una fila sí y otra no, todas ellas separadas convenientemente, hacían que no tuvieras contacto humano mucho más allá de los dos metros, asegurando el mínimo contagio posible minimizando las interacciones sociales.

Dicho esto, volvemos. Y volvemos porque llegamos a la mejor sesión de la noche. Franky Nuts y Oliverse, los críos del cartel, cogieron el volante del festival y Arena Now invites: Rampage se volvió literalmente una jungla. 

Dubstep melódico, Bassline e incluso Psy Trance. No se les escapó ni una a estos dos chicos que forman una gran pareja pinchando juntos. Mención especial para el Bootleg que Oliverse le ha hecho al Desire de Dimension, que cayó como un haz de luz, iluminando la cara de los allí presentes.

Tras ellos, volvíamos de pleno al Drum and Bass con otra cara conocida del sello Rampage. Koven cogía el micro y empezaba a soltar melodías junto a las vocales que cantaba en directo. Sesión para abstraerse y disfrutar de las posibilidades musicales que te ofrece este género y que se llevó el segundo puesto en nuestro particular podium de la noche.

Koven terminó cantando un último track subida a la mesa y, mientras tanto, el británico Funtcase ya colocaba sus herramientas al otro lado de la cabina. Porque así puedo describir su media hora de sesión. Un taller en ebullición. Menuda salvajada de old school Dubstep, poniendo sobre la mesa todo su arsenal y sin apenas escuchar una melodía, un respiro, una vocal. Todo fueron drops, uno tras otro y claro, os podéis imaginar la crew de Blacklist. Faltaron collarines…

Alemania ya está disfrutando de fiestas de Bass y siguen caminando con paso firme hacia una normalidad cada vez menos “nueva” y más como nos gustaba a nosotros. 

Arena Now invites: Rampage es solo un ejemplo, pero poco a poco Centroeuropa nos irá marcando el camino a seguir en nuestro país para volver a tener fiestas de electrónica y escapar de este maldito año 2020.

Botón volver arriba
Cerrar