“Contagion” un álbum al límite

Esta semana ha venido marcada por uno de los estrenos más esperados, el de “Contagion”, primer álbum de estudio de Sub Zero Project.


Si hay alguien que lleva la batuta en cuanto a estilo en la escena más mainstream de la música hard dance, esos sin duda, hoy por hoy son Nigel y Thomas de Sub Zero Project. Por este motivo, se esperaba con ansía el estreno de su primer álbum de estudio “Contagion”. Un recopilatorio al que, quizá, las altas expectactivas le hayan hecho un muy flaco favor, ya que en términos generales podemos decir que se esperaba algo más, al contar con grandes colaboraciones y sobre todo, se echa en falta algo de innovación.

Un factor positvo, que suele dar muy buen resultado y en este caso lo consigue, es que el álbum tenga historia, contada a través de títulos y contenido. En esta ocasión, la recopilación se guarda bajo el nombre de “Contagion”, la primera canción se titula “Pacient Zero”, hay un track que hace referencia al contagio de la enfermedad que el nombre también y finalmente, el último tema es “The Solution”. Esa primera canción que abre el álbum, es quizá de lo mejorcito del mismo, como todo el conjunto, muy caraterístico de Sub Zero Project. Sin embargo, en esta pieza añaden elementos que cambian el rumbo un poco, y en líneas generales hablamos de un buen tema, abanderado por una gran melodía de carácter épico.

Como decíamos, se entremezclan trabajos en solitario de la pareja, con grandes colaboraciones. Había tracks de ambos estilos que ya conocíamos, por un lado la muy buena compenetración con D-Block &S-Te-Fan, que daba forma a “Darkest Our” y, por otro lado ese aperitivo que nos sirvieron del álbum, “Contagion”, representado por la espectacular voz de Christina Novelli. Hasta este momento todo correcto, sin embargo, el transcurso de la historia llevará una tendencia descendente.

Había canciones conjuntas con grandes artistas que generaron mucha expectación, como con Keltek en “Break The Game”. No vamos a decir que se trata de una pista mala, porque no lo es, pero si que quizá esa expectativa que se nos generó al conocer que existía, no ha jugado a su favor. Se esperaba un resultado bastante más trascendente de lo que finalmente es, dentro de que por ejemplo la melodía, bajo el sello de Keltek, está más que bien trabajada. Pero lo que remarcábamos, una canción de lo bastante común. Algo similar ocurre con la segunda colaboración de Sub Zero Project con Phuture Noize. Lo bien que funcionó “The Fallen”, nos podía dar esperanza a ver algo mejor en este “Call Of The Sacred”, sin embargo, volvemos a toparnos con una buena melodía, pero una mezcla que queda extraña, con una sensación de inuficiencia. Lo mismo pasa con “The Source“, una canción de carácter épico, sumando el trabajo de Frequencerz.

Todo lo comentado en el párrafo anterior, encuentra su máxima expresión en probablemente el track más esperado, la continuación de “Our Church”, como no con Headhunterz capitaneando este “Amen”. Intentando seguir con los mismos patrones, que sí se transformaron en frutos, y de que maneram, con “Our Church”, en esté caso no tienen un resultado ni similar. Lo que en la canción inicial se tradujo como una oda al hardstyle, innovadora y fresca, en este caso, igual debido a la sobre explotación de la anterior pieza en eventos y festivales, sumado a una vocal no tan transmisora, queda en una composición bastante usual. Dentro, repetimos, de que es una buena producción, pero no a la altura.

Centrándonos ahora en los tres temas en solitario que restan por analizar, la conclusión es que la repetición de la misma fórmula es algo cansina y pesada. Respetamos, que el broche al álbum, con “The Solution” es bastante bueno, acompañado por la voz de Villain y sonido enérgico y contundente, que deja buen sabor de boca para terminar. No obstante, la otra cara de la moneda, es el último drop de “All Night” es un claro copia y pega de “The Project”, lo que es inaceptable.

Desde el punto de vista de un servidor, fiel admirador de la formación Sub Zero Project, el álbum “Contagion” no corresponde a lo que se esperaba. Reconocer el mérito que tiene crear un sonido tan propio y característico como lo han hecho Nigel y Thomas, a su corta edad y sobre todo en un tiempo donde todo parece inventado. Lo que sucede es que vivimos en un momento algo injusto en este aspecto, muy cambiante, en el que lo que antes era muy revolucionario, en cuestión de meses pasa a ser rutinario, siendo este un breve resumen de lo que ha pasado aquí.

 

Mostrar más
Botón volver arriba