X-Qlusive Holland XXL: Hardstyle y Paises Bajos siempre unidos

Dos años después vuelve X-Qlusive Holland XXL al Ziggo Dome, la combinación perfecta entre la cultura neerlandesa y los sonidos más duros. 


Una vez más los Paises Bajos nos demuestran que andan un paso por delante que el resto, en lo referente a la música electrónica y en este caso en terminos de Hardstyle. Hoy hablamos de uno de esos eventos que marca la diferencia entre este país y el resto, X-Qlusive Holland XXL, una fiesta que entremezcla los 150 bpm con la cultura más pura neerlandesa.

La mítica abuela regresa al Ziggo Dome y lo hace acompañada del mejor hardstyle. Hace dos años esta fiesta ya reventó este mítico espacio de Amsterdam con un cartel de locura y este 2018 no iba a ser menos. Frequencerz, Bass Modulators, Bass Chaserz, Demi Kanon, Dr, Peacock o el mítico grupo Zazafront se encargaran de poner banda sonora a tan especial cita, el 29 de septiembre. Además de buen ritmo, los asistentes deberán ir vestidos de naranja, color característico de este país, se realizarán algunas de las tradiciones más míticas de los Paises Bajos asi como Taboos. La organización promete duchas de cerveza y confeti anaranjado, canciones de hardstyle tradicionales holandesas y sobre todo una fiesta salvaje. De momento X-Qlusive Holland XXL es un éxito, repitiendo esta edición un Sold Out.

No cabe duda que es una oportunidad de primera para sumerjirse tanto en el hardstyle como en la cultura más propia de los neerlandeses. Un ejemplo más como decíamos, un país y una gente que no tiene miedo a incluir este tipo de música así como los sonidos electrónicos dentro de sus tardiciones más características. Sería curioso ver como países como España, tomen este ejemplo. Una fiesta, con calimocho, nuestra comida más tradicional, todos vestidos con nuestros colores o por ejemplo de flamencos o chulapos y acompañados de hardstyle, techno o cualquier género de música electrónica. ¿Os lo imaginaís? Yo tampoco.

 

- Guillermo Vidal

Un día sin música es un día perdido. Intentando trasladar mi pasión por los sonidos electrónicos a través de las palabras. A 150 BPMS la vida se ve diferente.