Trip To Tomorrow un álbum con claros, oscuros y evolución

Por fin tenemos en nuestras manos el nuevo álbum de una de las leyendas del hardstyle, el DJ y productor belga, Coone, estrenaba Trip To Tomorrow está semana.


Después de un delirante verano, protagonizado por una espectacular actuación sobre el mainstage de Tomorrowland, Coone, primer DJ en hacer algo así, pone la guinda a su proyecto Trip To Tomorrow con un álbum bajo este mismo nombre. Ocho canciones, algunas inéditas otras no tan nuevas para nuestros oídos, consituyen este recopilatorio que recoge perfectamente la situación del belga, manteniendo el nivel como productor evidentemente, pero moviéndose por buenas vibraciones y por otras, que digamos que no convencen tanto.

Es importante empezar bien un álbum, con una canción potente y Coone ha llevado a cabo elección perfecta. Trip To Tomorrow abre con un nuevo tema titulado Evolution Is Here”, trasmitiendo un mensaje contundente y con cierta profundidad que nos invita a entrar en el mundo de este compositor. Expresa perfectamente el momento que vive y las melodías acompañan con energía a la vocal. Un comienzo brillante.

Dentro del álbum podemos ver dos caras del productor. Por un lado, una faceta más clásica, a este track inicial se le suman otros trabajos más propios de Coone, como el ya conocido “Superman”, la tremenda colaboración con TNT y Technotronic, “Pump Up The Jam, o el anthem del Defqon.1 Autralia 2018, “Dedicated To The Core”, entre otras producciones, en solitario y en conjunto. En este tipo de temas, que para ser justos constituyen más de la mitad del recopilatorio, podemos apreciar el estilo más clásico, puro euphoric hardstyle, cargados de auténtica energía. Mucha calidad, moviéndose por distintos registros, al nivel de uno de los grandes, como sin duda es el autor. Es evidente que en determinados aspectos hay que arriesgar, como en la colaboración con Sephyx, donde juega con sonidos y vocales algo distintas, pero personalmente, termina por conseguir un buen resultado.

 

La cara más dudosa, la que más temen los amantes del género, es la cierta tendencia de Coone a coquetear con el EDM. Ya en algunas de las canciones que se han mencinado anteriormente, si se pone atención, se pueden apreciar algunos matices. Sin embargo, la máxima expresión de este movimiento, viene con la unión a Ummet Uzcan, todo un especialista en el género. Tranquilos, tranquilos, esta pieza se encuentra dentro de los parámetros del Hardstyle, pero la participación del neerlandés le da esa melodía, característica del Big Room, que no termina de convencer.

El sello a este Trip To Tomorrow, con más luces que sombras, lo pone Hardstyle Pianist y su versión acústica a “Faye”. Una tierna canción que Coone dedica a su hija, probablemente su producción más personal y representativa, que puesta a piano pone los sentimientos a flor de piel. Este álbum como decíamos, plasma perfectamente el momento por el que pasa el belga, uno de los máximos responsables de que el hardstyle, a su manera, nos guste más o nos guste menos, llegue a más oídos y sea más apto para otro tipo de público.

- Guillermo Vidal

Un día sin música es un día perdido. Intentando trasladar mi pasión por los sonidos electrónicos a través de las palabras. A 150 BPMS la vida se ve diferente.