¿Se va a celebrar Tomorrowland?

Te presentamos un completo análisis sobre la situación actual de SFX Entertainment, propietaria de Tomorrowland, que vuelve a estar al borde de la bancarrota y con pocas opciones. Te las contamos todas y los motivos de esta situación. Y sobre todo respondemos a esta pregunta ¿Se va a celebrar Tomorrowland?


Ayer anunciábamos aquí que se confirmaba oficialmente la edición 2016 de Tomorrowland para los días 22, 23 y 24 de julio.

Hoy os contamos la más reciente actualidad de la situación económica de la compañía que está detrás del festival, SFX Entertainment, y que como venimos contando, se balanceaba hacia la bancarrota.

La compañía con sede en Nueva York – que cotiza en el Nasdaq bajo el ticker SFXE – perdió 45.64% durante la última semana y cayó 56,41%  en las últimas cuatro semanas. Una situación que la coloca nuevamente en el borde del abismo, del que consiguió salir por un tiempo, a base de fuertes inyecciones económicas procedentes de la concesión de créditos hace unas semanas.

El problema es que tal como preveían los expertos, esa inyección de capital por sí misma no salvaría la empresa, sólo le daría unas semanas más de margen, tal como parece que se están desarrollando los acontecimientos.

“Una bancarrota en este momento no me sorprendería”, dijo el experto en bolsa Steven Azarbad.

Cuando comentamos que la compañía con algunas de las marcas más importantes y rentables del mundo de la electrónica está al borde de la bancarrota, sois muchos los que nos comentais que no entendéis como es posible. Si además os decimos que pese a todos estos números negativos, la compañía tiene importantes beneficios, ya entonces si que no se entiende nada. Vamos a intentar aclararlo un poco, de manera muy por encima, ya que hay muchos factores que se nos escapan.

El primer problema es que Sillerman compró las marcas Tomorrowland, Mysteryland, Sensation, etc, a la holandesa ID&t. No lo hizo barato, y lo peor es que lo hizo con fuertes créditos contra la propia compañía. SFX Entertainment acumula una deuda de 300 millones de dólares. Una pesada losa, que pese a que la empresa genera importantes beneficios, no son suficientes para asumir esa deuda.

El segundo es la cotización en bolsa de la compañía. Lo que en principio debería haber sido bueno para la compañía, en realidad se está convirtiendo en su verdugo. La bolsa es a veces caprichosa y siempre exigente. Si las acciones de la compañía hubiesen subido, la deuda crediticia sería asumible. Pero con sus acciones ya por debajo del 50% de su valor inicial, la situación es límite.

¿Y cual es la solución?

Complicada. La primera y la que busca Sillerman es la privatización de nuevo de la compañía, o sea salir de la bolsa que le está hundiendo. Pero se le ha complicado con varias denuncias de accionistas.

La segunda sería vender activos sueltos, dícese la licencia de Tomorrowland por poner un ejemplo. Pero esta opción no sólo contaría con el rechazo de los accionistas, sino también de mil acuerdos contractuales con distintas marcas ligadas a los eventos. Además parece que sería ponerse la pistola en la boca para que la bolsa solo tenga que apretar el gatillo.

La última, y la que parece inevitable, es la bancarrota de la compañía. Entonces todo quedaría en manos de un juez que decidiría sobre la compañía, sus activos, etc. Una situación que no garantizaría nada, aunque parecería obvio que las grandes marcas de la compañía deberían ser vendidas a fin de compensar en la medida de lo posible a los accionistas.

A lo que nos importa ¿Va a desaparecer Tomorrowland?

Nosotros creemos que no. Sería un sinsentido que desapareciera una marca tan rentable por los errores económico y de gestión de SFXE.

¿Se va a celebrar Tomorrowland 2016?

Aquí no pondríamos la mano en el fuego. Si la compañía se declara en bancarrota, tal como todos los indicios apuntan, toda la administración y gestión del evento quedaría en manos del juez. Y de ser así, quien sabe si paralizaría todo hasta tenerlo claro, si nombraría un gestor para que no se agrave la situación, etc.

Esperamos haber aclarado algunas dudas. Obviamente todas no, porque la situación sigue estando totalmente en el aire. Lo hemos hecho lo mejor que hemos podido ya que hemos tratado desde hace semanas de irnos empapando de todo este asunto, pero la información proviene de sitios extranjeros, y nuestro fuerte no es la economía, finanzas ni bolsa.

 

¿Se va a celebrar Tomorrowland?
Califica este artículo

Sobre Ramón Vicente

Apasionado de la música electrónica, desde sus inicios. Ya no soy joven, pero no olvides que nosotros estábamos antes. Siempre abierto a experimentar sonidos nuevos, pero donde siempre encuentro mi refugio es en el House, Progressive y Trance.

10 comentarios

  1. Tomorrowland vale asique en el peor de los casos alguna otra promotora lo compraria

  2. Pero como va a estar en bancarrota si venden todas las entradas a precios desorbitadoa en un dia

  3. Vuestro articulo se resume en la frase que decís “desaparecerá Tomorrowland?: creemos que no” es decir, poco conocimiento real de la situación interna 😉

  4. Uno de los principales problemas es la pérdida de patrocinadores, que son los que sueltan el dinero, por gestiones penosas como tonorroworld, y la relación festivales-drogas, con fallecidos como en Defqon 1 Australia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.