viernes , 20 octubre 2017

Dreambeach 2016: Un escenario vale más que mil palabras

Dreambeach Festival volvió a dejarnos sin palabras, un año más, con una puesta en escena sin precedentes y un line up que cumplió las expectativas


Todos los que me conocen lo sabrán. Ocho años viviendo de cerca los festivales de toda Europa, y alguno en los Estados Unidos de América, donde quiero detenerme un segundo. Yo tuve el inmenso privilegio de acudir a la Miami Music Week de 2015, una semana de ensueño que culminó con el Ultra Music Festival, el evento de referencia en todo el planeta. Tras ver aquello creía que nada, absolutamente nada, se podría asemejar a ese inmenso Mainstage. Pero ay madre, ha tenido que ser en casa, en Andalucía, en el festival al que más cariño le tenemos los que disfrutamos de la electrónica y nacimos en el sur, donde realmente he vuelto a sentir cosas.

Dreambeach 2016 prometía, no paraba de prometer, y nos hacía subir el hype de un festival que tenía una pinta increíble. Pero, ¿quién se iba a esperar que el Main de este año iba a ser ese auténtico monstruo? Un escenario que te hacía recordar a Bayfront Park, al clima caribeño y los rascacielos a tu espalda, pero esta vez, en lugar de rascacielos, había un paisaje de costa que invitaba a emocionarte con suma facilidad.

Con ese auténtico despliegue de fuerza de Dreambeach, todo invitaba a que en Villaricos se iba a escribir un episodio mágico en la historia de la electrónica en nuestro país. Y el viernes, con un line up plagado de artistazos, comenzaba la fiesta. La temperatura, totalmente diferente al del pasado año, donde el calor no te dejaba ni pensar, era apetecible, agradable, e incluso se pudo ver a alguno que otro portando una sudadera. Y llegó Dimension. El primer plato fuerte de la noche, después de que Dremen y su nutrido grupo hiciera saltar a un Open Air que despedía los últimos rayos de sol del viernes. El británico se puso a los platos, y ni corto ni perezoso, a sabiendas de que era de los primeros en aparecer, incendió el escenario con un Drum and Bass contundente, agresivo y espectacular.

Del Open Air nos fuimos a uno de los recomendados por esta casa para esta edición, Claptone. Que rollazo tiene este hombre. Con su máscara, sus guantes, y sus visuales ochenteras de fondo, el tech-house melódico del ‘pájaro’ hacía mover las caderas a un Bull Stage repleto de asistentes que conocen el potencial de este chico y se acercaron en manada para disfrutar de su música. Una hora y media que se pasaron literalmente volando, y que nos llevó de nuevo al Open Air, el gran protagonista – para nosotros – de la jornada. Mientras Nervo, Carnage y Headhunterz daban rienda suelta a su música en el Mainstage, no podíamos obviar el derroche de Bass que se cernía sobre Almería. Yellow Claw, Excision y Zomboy.

Así, todo seguido, y sin pedir permiso, nos dejaron totalmente rotos. Primero Yellow Claw, que dio otro recital de Trap y Hardstyle, donde se escucharon todos sus grandes temas, incluido ‘Ocho Cinco‘, junto a Dj Snake, e hicieron al público cantar con las increíbles vocales de ‘Catch Me’, ‘Till it Hurts’ o el ‘Techno‘ junto a Waka Flocka Flame. De las melodías de Yellow nos fuimos a la oscuridad y contundencia de la X más conocida del planeta. Excision pisaba por primera vez Andalucía, y quiso que todos los que aún no le conocían se fueran de vuelta con su nombre grabado en la frente. Una intro para todos conocida, “pulsando tres para escuchar Dubstep”, pinchó temas tanto suyos como de otros animales del género como Trampa, Doctor P, o Cookie Monsta. Y siguiendo el relevo del canadiense, Zomboy continuó con la misma energía para llevarnos en volandas hasta el Mainstage.

Zomboy-Dreambeach-EDMred Dreambeach 2016: Un escenario vale más que mil palabras

Ahí esperaba el mismísimo Dj Snake, el gran aliciente para ver amanecer en Villaricos. Con una sesión muy parecida a la que nos regaló en EDC Las Vegas, el galo pinchó temas suyos como ‘Propaganda‘ – en dos ocasiones – ‘Middle‘, y el tema que aún no ha visto la luz junto a Justin Bieber, ‘Let Me Love You‘. Un Dj Snake motivado que también pinchó el mashup de Oasis junto a Lean On, provocando los gritos de emoción del público, y que dijo adiós dejando paso a ‘la rata’, a Deadmau5. Un Deadmau5 que empezó con melodías suaves, con ‘The Veldt‘ junto a Chris James, dejándose llevar por el amanecer, lo que provocó la sonrisa inmensa de los que seguimos a este loco desde los inicios, y que echó a muchos al camping. Tras su ‘Imaginary Friends‘, se puso el mono de trabajo, y empezó a subir los BPMs y la contundencia. FML o Ghost n Stuff hicieron saltar a los valientes que aguantaban a las 8:30 AM, y la magia se cerró cuando, aproximadamente a las 8:53, una melodía para todos conocida comenzaba a sonar de fondo, y el ‘oohh’ de la grada esclarecía a los más ignorantes que el mejor tema de la jornada estaba llegando. ‘Strobe’, el sol bien arriba, un Deadmau5 entregado que ya se había tomado sus 3 Coronitas, y un final espectacular.Deadmau5-Dreambeach-EDMred Dreambeach 2016: Un escenario vale más que mil palabras

Aún quedaba todo el sábado, y el domingo, pero lagente había disfrutado como niños de un Dreambeach que estaba siendo un sueño difícil de olvidar. Sin embargo, el sábado aguardaba con sus cartas aún sin mostrar, y no se quedó atrás. Primero con Camo and Crooked y su Drum and Bass para todos conocido, pues son ya un clásico en nuestras tierras, pusieron la previa, nos hicieron calentar bien los tobillos para ver a un mito sobre el Mainstage. 50 Cent llegaba al Backstage. Historia viva del rap americano, para muchos el rapero que nos acompañó durante la adolescencia, cantando para nosotros. Casi nada. Acompañado de Lloyd Banks, 50 Cent cantó todos sus míticos temas. P.I.M.P., In da Club, Candy Shop o su último tema junto a Chris Brown, No Romeo, en una actuación espectacular para quienes amamos el rap de los noventa.

De 50 Cent nos fuimos de nuevo al Bass, pese a que sabíamos que Die Antwoord la iba a formar – y lo hizo – y acudimos a la llamada de Dirtyphonics, que no dejó indiferente. Recital de DnB, Trap y Dubstep, en un ejercicio de polivalencia sobre los platos que hizo bailar tanto a sus fans como a los amantes del hardstyle, que ya se acercaban para ver a Coone.

Finalizados los Dirty, los número 1 del mundo entraban a escena. Dimitri y Like, Vegas y Mike. La pareja  más deseada dentro del género Big Room, pese a tener casi el mismo número de fans que de detractores, puso en escena un espectáculo de luces y visuales que sin duda potenció de lo lindo su tracklist y le dio al Mainstage unos aires de grandeza que se merecía, pues se trataba de uno de los escenarios más potentes del Viejo Continente.

La belleza de Juicy M siguió al dúo, y su Big Room,aderezado con temas de Trap como el Panda de Desiigner o Dubstep como el Exostomp de Flux Pavilion, sin duda no hizo bajar el nivel, y estoy seguro que agradó a muchos de los que dudaban sobre su fuerza sobre los escenarios de Dreambeach. Y como todos los años, la tradición de la casa EDMred es acabar el sábado con Techno. Y no era para menos. Jamie Jones B2B Seth Troxler. Una pareja repleta de fuerza que puso un techno con un ritmo endiablado, dejando respirar lo justo para volver a soltar el drop, y sobre todo creando una atmósfera de buen rollo y ganas de bailar que hacían olvidar que volvíamos a llegar a las 9 de la mañana.Jamie-Jones-Seth-Troxler-EDMred Dreambeach 2016: Un escenario vale más que mil palabras

Se acababa el segundo día del festival, y del tercer día solo puedo decir, elrow. En breve os dejaremos una crónica totalmente enfocada al techno en Dreambeach este año, pero no puedo dejar pasar la magia de la empresa catalana en esta crónica. Guasa, samba y un tech-house de ensueño. El mundo paralelo en el que te hace entrar este sello no lo hace nadie, y sin duda amenizaron un domingo en el que, pese a que faltaba mucho público ya de vuelta, volvió a ver como el Mainstage se llenaba de festivaleros que no pararon de mover sus caderas a ritmo de Tanzmann, Technasia, Uner y compañía.

Se me acaban los adjetivos para definir esta edición de Dreambeach Festival. Mágico, especial, impresionante…siempre hemos defendido que este festival se encontraba entre los grandes de Europa, pero ahora podemos decir con orgullo que sí, que Dreambeach Festival forma parte del privilegiado abanico de mejores festivales del Viejo Continente. Deseando, literalmente deseando, ver con que nos sorprenden el próximo año. Go Villaricos!

Dreambeach 2016: Un escenario vale más que mil palabras
5 (100%) 2 votes

Sobre Gonzalo R.

"Siempre he creído que la mayor virtud del ser humano para ser feliz es encontrar una motivación y exprimirla al máximo. Yo la he encontrado, se llama música, y espero poder transmitirosla a través de las palabras. Sevilla."

Un comentario

  1. Si si, un Main realmente brutal, pero fallaba el sonido alguna vez (con bastante frecuencia) al igual que sus anuncios de Ron Brugal que metían hasta en la sopa. Y como no recordar ese jueves con el Dj set de Pendulum, o el inicio de la noche del viernes con Eyes of Providence. Quitando esas cosillas, nos han hecho disfrutar a todos una vez mas.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: