ACTUALIZADO | Crónica Life Temptation

El festival maño trajo a tres de los grandes de la música electrónica y se encontró con un ambiente raro


Puente de mayo, un fin de semana de esos que gustan, y un viaje programado en mi ruta de festivales. Cogíamos las maletas con un sol agradable en Madrid, y nos plantamos en Zaragoza con unas ganas inmensas de ver a Jauz, Headhunterz y Borgore en la capital aragonesa. Pero, de estas veces que eres consciente que algo está fallando, desde el primer momento no terminábamos de cogerle el punto al sábado.

Quizás será por un viento huracanado y frío que impedía prácticamente hacer turismo por la ciudad y que no nos dejó hacernos ni una humilde foto delante de la Basílica del Pilar, rodeada por una plaza espectacular. Una vez decidimos abandonar el turismo y centrarnos en el festival, la cosa fue mejorando, hasta que cayó la noche.

Si me habéis leído en más ocasiones, sabréis que soy sevillano, y como buen sevillano, no concibo un 1 de mayo con menos de 18 grados de temperatura. Cual sería mi sorpresa cuando, yendo camino del festival, veíamos que el termómetro marcaba 6º, y una sensación térmica mucho menor debido al fuerte viento que seguía azotando la ciudad.

De la organización no podemos decir nada, un pedazo de cartel y un musicón asegurado, con el pequeño pero de tener que colocar a Jauz tan pronto, pues el norteamericano tenía que pasar revista horas más tarde en Bilbao para deleite del pueblo vasco, bajando así el nivel de Bass y adrenalina durante un par de horas. Pero aún así, la música fue de un altísimo nivel en el Parking Norte de la Expo de Zaragoza.

Sandro Ávila y Beauty Brain ya los considero elefantes de la electrónica nacional, y reventaron el escenario a primera hora con sus melodías Bass; Jauz demostró que está en un estado de forma increíble, y tanto el Future House como sus tintes Dubstep y Trap elevaron la temperatura en la carpa situada al norte de la ciudad; Subshock y Evangelos han llegado de su gira con muchísimas ganas de seguir creciendo y en Life Temptation me volvieron a sorprender con temas repletos de fuerza y ritmo; Eyes of Providence se metió al público en el bolsillo con un Big Room alegre y divertido; Headhunterz, sobrado de energía, le imprimió al público muchísima adrenalina con sus drops; y Borgore, el genio isrraelita, bandera de España en mano, dio otro clinic de Dubstep y Trap, para deleite de todos.

Pero antes de terminar, me quiero centrar en los asistentes al evento. Ya os he dicho que desde que llegamos a Zaragoza teníamos la sensación de que algo no cuadraba, y se terminó de fraguar en la propia fiesta. Lo primero, y más sorprendente, es que daba la sensación de no haber más de media entrada en el escenario cuando Jauz estaba sonando, una acogida pobre para un festival que no puede hacer mucho más para atraer a los maños a pegarse una buena fiesta.

Dentro de la carpa vimos a gente festivalera de verdad, gente ataviada con sudaderas de Jack Ü, Yellow Claw, Buygore, e incluso un privilegiado que ostentaba con orgullo su gorra de Rampage. Pero, desgraciadamente, a mí me tocó lidiar con esa minoría de asistentes que, sinceramente, le importaba más bien poco quien estuviera sobre el escenario. Grupos de personas más pendientes de hacerse selfies que de bailar a ritmo de Jauz. Lo que ya me hizo pensar seriamente en escribir estas líneas fue cuando una ‘señorita’ de dudosa educación decidió que Headhunterz no era suficiente entretenimiento para su limitado IQ, y como si de una niña de cinco años se tratase, se puso a jugar con mi cabeza dándome con un palo de luces que previamente habían lanzado desde el escenario. Tras darme cuenta, me di la vuelta, le indique que podía irse con el palo a dar una vuelta por el parking, y ella, lejos de avergonzarse, empezó a simular que estaba chupando el palo, para incredulidad de los dos chavales que estaban con ella, y para risas de la chica que tenía a su lado. Un pequeño núcleo de asistentes, como ya he redactado, se tomaron Life Temptation como una verbena más que como una fiesta de la electrónica.

ACTUALIZACIÓN

La organización del festival nos facilita los datos del aforo:

Más del 90% de las entradas vendidas.

Más del 80% acudió al festival.

Según los datos facilitados se registró una gran entrada en Life Temptation, algo de lo que sin duda nos alegramos y deseamos a este festival que siga creciendo.

 

Califica este artículo

Sobre Gonzalo R.

"Siempre he creído que la mayor virtud del ser humano para ser feliz es encontrar una motivación y exprimirla al máximo. Yo la he encontrado, se llama música, y espero poder transmitirosla a través de las palabras. Sevilla."

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.