4every1 evoluciona a Amanecer Bailando

Tras tres ediciones, el festival madrileño decidió tomarse un descanso y finalmente se ha reinventado dando lugar a Amanecer Bailando


El festival 4every1 nació como un proyecto nuevo en 2014, trayendo grandes DJs como Maceo Plex, Marco Carola, Bass Jackers y un jovencísimo Martin Garrix como plato fuerte. Para esta primera edición la localización elegida fue la Ciudad del Rock, lugar donde actualmente tiene lugar el A Summer Story. Este último festival nació en 2015, año en el que el 4every1 también dio un paso adelante, confirmando más artistas de estilos diferentes, potente en el mainstage con Dimitri Vegas & Like Mike y Don Diablo, también en el Techno, con Luciano o Solomun, pasando por un buen cartel de hardstyle confirmando a artistas como Headhunterz, Coone o Noisecontrollers. Las complicaciones llegaron al año siguiente, coincidian en fechas con el festival de Arganda del Rey, a última hora, con artistas y localización ya cerrados, tuvieron que mover la fecha, de junio a septiembre. Esto supuso un cambio de lugar y un reajuste del Line Up. Tras este episodio, no se volvió a saber nada de este evento, el verano pasado no hubo noticias de él, sin embargo, han resurgido de sus cenizas.

A pesar de que el nombre de 4evey1 ha pasado a la historia, este festival ha decidido reinventarse, bajo un nuevo título, Amanecer Bailando. Lo único que sabemos de este concepto innovador es la fecha de su celebración, el 8 de septiembre, para cerrar el verano y la época de festivales. El resto de factores, tales como su ubicación, la que aseguran que es nueva y espctacular, y su cartel, son aún un misterio para nosotros. Desde la organización del festival, prometen artistas que representen muchos de los estilos de música contemporáneos, construyendo así lo que será un amanecer perfecto. Con mucho por descubrir aún, hasta ahora lo que tenemos es otro festival de música electrónica en la capital, la escena crece y esto solo puede significar buenas noticias.

- Guillermo Vidal

Un día sin música es un día perdido. Intentando trasladar mi pasión por los sonidos electrónicos a través de las palabras. A 150 BPMS la vida se ve diferente.